vasillos voladores


Top five de oportunidades perdidas para quedarse callado by Constanza es Cuática
2 febrero, 2012, 2:49 pm
Filed under: aquí, en directo

Hay frases que dan infinito placer decirlas. Soltarle a alguien un “nunca me lo habría esperado de ti” en el momento justo es un acto muy malvado pero muy reconfortarte. Te convierte en el protagonista de una película inexistente: tú, soberbia estrella, reduciendo a piltrafa humana al contrincante con la elegante arma de la palabra.

Otra de las frases que merecería estar siempre cargada para ser disparada es “has perdido una excelente oportunidad para quedarte callado/a”. Qué elegancia de frase, my gosh! Trabajando en el mundo de la comunicación no hago más que soltarla mentalmente una y otra vez, y compruebo que el placer que da, por supuesto, no es el mismo que cuando consigues lanzarla a la cara. Digo mentalmente porque a) morder la mano que te da de comer es feo y no es plan de ponerse borde con los clientes a los que asesoras, y b) el protagonista de la accción está inevitablemente lejos de tu campo de acción, esto es, dentro de la tele o en una hoja del periódico.

Por eso, he aquí un subjetivo top five de situaciones comunicativas en la que sus protagonistas han perdido una excelente oportunidad para quedarse callados/as”. Para que sirva de precedente a otros que están a punto de caer en la tentación de decir algo que no deberían y para reconfortarme un poco, que o si no, largar frases lapidarias mentalmente pierde toda la gracia:

  • Gimnasio Arsenal Vía Augusta Barcelona. Según contó El País, en julio de 2011 el excusivo gimnasio canceló la cuota de sus 700 socias comunicándoles que el centro dejaba de ser un espacio mixto para centrarse en servicios sólo para hombres. En enero de 2012 anunció en su web que readmitía mujeres y les envió una carta a todas las ex socias invitándolas a reincorporarse, eso sí, con una cuota más cara. Las oportunidades perdidas por la dirección del Arsenal para estar en silencio son evidentes. Tener una política errática de marketing hace que la estrategia de comunicación pase por ridículos insuperables como esta pieza de El País. Como diría Schuster, no hace falta decir nada más.
  • Mariano Rajoy pasilleando en Bruselas. Querer demostrar que lo del networking se te da mejor que al anterior Presidente desvela una apuesta comunicativa fuerte. Marcar diferencias es una de las claves de la comunicación política, es verdad. Lo que no demuestra mucha estrategia es lo de conversar en tono comadre con el primer ministro de Holanda cuando hay cámaras de por medio. Mariano: sin entrar en valoraciones políticas, lo de la huelga, te lo debiste guardar. Por mucho que se le llame mudo al momento en que se autoriza a los cámaras a grabar para tener imágenes recurso, en la vida pública, nada es mudo. Que te lo explique tu directora de comunicación y te evitas el papelón de la rueda de prensa posterior.
  • Spanair (como no). No puedes twittear “adios, lo siento” cuando la compañía hace fallida. No puedes dejar a más de 20 mil personas colgadas dando un teléfono de reclamación que está colapsado y dejando que la web escupa un “Página no disponible”. Pese a que tuvo una buenísima oportunidad para callarse, Spanair debió haber hablado más y mejor. Que la dirección de comunicación (como la de operaciones, la de servicio de atención al cliente, el consejo…) no tuvieran preparado un plan de acción ante este escenario es lamentable. Si hay que morir, se muere con las botas puestas ¿no? ¿O es que ya no quedan honorables en el mundo?
  • El directivo colega del periodista. Sin nombres ni referencias, había una vez una empresa cuya dirección estaba ávida de visibilidad. Esta premisa suele ser un excelente caldo de cultivo para situaciones en que soltar la frase que nos ocupa.  Y así fue. En el trainning inicial, entre otras cosas, se le explicó al directivo el off the record, ese paraíso informativo en el que puedes decir lo que te da la gana y el periodista se tiene que callar. De manera puntual, claro, cosa de la que ni se acordó el directivo en cuestión. Así en el primer encuentro que tuvo con prensa se dedicó a soltar una y otra vez “off the record te cuento que…”, “por ser tú, off the record te confirmo que…”, etc. Resultado: el periodista, como era de suponer, consiguió los off the record por otras fuentes y destapó una minitormenta informativa en el sector. El directivo, con cara de recién violentado, no se calló y se acordó hasta de la madre del dircom. El dircom, que si que aprovechó de callarse para no perder el empleo, me lo contó. Y yo, no me calló para recordar que si no quieres que algo se publique no lo digas. Abajo el off the record!
  • Mi padre a mi madre (caso real). Sale mi madre de casa y le dice a mi padre “Adiós, me voy a la peluquería”. Al cabo de un rato regresa, toca el tiembre, mi padre abre la puerta, la mira y le dice: “Pero tú no ibas a la peluquería”. De todas, con diferencia, la mejor oportunidad perdida.
Anuncios


admirablemente mal parido by Constanza es Cuática
30 enero, 2012, 6:26 pm
Filed under: aquí, en directo

chanclas en la playa

Quien diga que el logo de Madrid 2020 presentado hoy es la Puerta de Alcalá y no unas chanclas clavadas en la playa, miente. Miente vilmente. Y es que no puede existir un alegoría gráfica más desafortunada para la ciudad protagonista del hit parade ochentero “Vaya, vaya… Aquí no hay playa” que este logo. No dejo de preguntarme si a ninguno de los cientos de ojos que vieron esta creatividad antes de su presentación en sociedad le vinieron ganas de arena, sol, palas y olas. Debe ser que no tienen en su inconsciente veraniego la lamentable imagen de sus dedillos en tensión para aguantar las escurridizas chanclas hasta sufrir agujetas dactilares. O es que aprenden de otros grandes iluminados del diseño olímpico, como los enajenados que diseñaron el logo de London 2012, esa especie rompecabezas frustrado que de sólo verlo dan ganas de correr la marathon para estar lo más lejos posible de él. Seré una clásica, pero con lo bien que íbamos hasta México 68 o Moscú 80 (osito Misha aparte) no acabo de entender las tremendas ganas que tienen algunos de innovar. Puaj!

 



A las barricadas! by Constanza es Cuática
28 enero, 2012, 2:48 pm
Filed under: en tránsito

¡basta de podar lo poco que queda!

Que las masas son una turba incontrolable de demandas es una realidad. Y es que en la era de la revindicación, ninguna denuncia pública está de más. Tampoco la que llama a detener el genocidio vegetal: ante la locura municipal de anunciar “actuaciones en los árboles” un enardecido activista se encarga de denunciar que ya “basta de podar lo poco que queda” con !! incluido. Tal cual.

Miro los árboles y ciertamente son más bien una presencia testimonial que una digna muestra de frondosidad, pero a mí nunca se me habría ocurrido protestar por la locura de podar. Yo, que nací en lo más álgido de una dictadira militar, no me dejo de maravillar por la capacidad de algunos para reivindicar. Chapó, de verdad.



Comunicando que es gerundio by Constanza es Cuática
26 enero, 2012, 6:57 pm
Filed under: aquí, en directo

comunicar

Empujada por el miedo al hambre y poseída cual niña del exorcista por el espíritu emprendedor (sin girar la cabeza, claro, que eso duele), estos días muto de consultora de comunicación corporativa a comercial de mí misma y me dedico a intentar pescar algo en un lago donde tengo mis dudas que existan peces.

Tenía un buen jefe que siempre decía que todos somos comerciales de nosotros mismos, aunque no lo sepamos. Que el sábado por la noche, con poca luz y mucha música, sabemos vendernos de lo más bien y que esa era la actitud que reclamaba para el trabajo. Yo, que bailaba y bailo en una danza más bien autista, nunca se me ha dado muy bien lo de ser comercial. Básicamente lo odio. Por eso ahora que me toca salir al mundo a ofrecer esto de la comunicación, algo que no se ve, no huele y que con suerte, se conoce, lo paso fatal. Y es que no hay curso de Barcelona Activa que valga para convencerme de que intentar vender algo es un acto de extrema violencia. Casi terrorista. Por eso, ahora que tengo que hacer de comercial, intento vender lo menos posible… A ver si me explico.

Para una empresa, sea grande o pequeña, el comunicar no es una necesidad que se pueda crear. Que va. O está lista o no lo está. O tiene algo que explicar, o no lo tiene. Y si no lo tiene, mejor esperar. Por exigencias del directo en alguna agencia sin escrúpulos (de esas en las que el director gana clientes a base de “sí hombre, no te preocupes, seguro que con el auncio de la renovación del mobiliario de tu oficina te conseguimos portada en el El País. Déjame llamar.”) me ha tocado intentar sacar petróleo de las piedras. Y nada. El petróleo seguía en Arabia y yo seguía cargando piedras. Moraleja number one: necesariamente tiene que haber una historia que contar.

Así como digo esto, digo esto otro: no hay historia pequeña. Me ha tocado también encontrarme con bombazos informativos arrinconados en el cuarto más oscuro de una empresa que después han encandilado a los redactores que se los he ofrecido. Esto es como las relaciones largas, que de tanto ver a tu amado te olvidas de lo bueno que está hasta que reparas que por la calle le lanzan miradas dignas de 9 semanas y media. Moraleja número dos: invitar a una mirada ajena a que descubra historias es un buen comienzo para comunicar, porque como las brujas gallegas, muchas veces las historias, de haberlas, haylas.

Por eso, si confluye el universo en un punto, si alguien tiene algo digno que explicar, si justo aparezco yo, si cree que soy capaz de llevar su historia a los periodistas que harán de ella una noticia y si esta noticia es una pieza digna de twittear, habré cerrado mi ciclo de ventas. Si no, seguiré en mi labor NO comercial… Si en el país de las maravillas de Alicia se podía celebrar un NO cumpleaños ¿porque no voy a poder ser yo una NO comercial? Es que lo presiento: estoy destinada a triunfar.



Ruega por nosotros, periodistas by Constanza es Cuática
23 enero, 2012, 5:26 pm
Filed under: aquí, en directo

Martes, 24 de enero, se celebra el día del periodista. Nunca he entendido bien lo de los días dedicados, y pese a ello, como no hay regla sin flagrante excepción, haré uso y abuso del día del santo patrono de los periodistas, San Francisco de Sales, para escribir unas líneas en defensa de la profesión.

Estimado Patrono: ¿Cómo hemos llegado a este punto? ¿No se supone que era usted quien debería haber velado por la profesión?

Los medios desaparecen del panorama informativo nacional como si de vampiros al sol se tratara, y la agonia laboral para cientos de compañero es injustificada. Sólo por mencionar los más recientes: los gratuitos Metro y ADN liquidados, El Punt y Avui en comunión forzada con la creación de una unica edición y la desaparición de las redacciones locales, la editorial de revistas profesionales MC en suspensión de pagos, Público en la cuerda floja por la imposibilidad de refinanciar su deuda (mientras la deuda de Prisa de 3.537 millones de euros consigue hacerse eterna). Con riesgo a ser simplista, se respira en el ambiente que hoy vivimos los coletazos de una época en la que invertir en el negocio de la información era tan rentable como abrir una cuenta naranja. Así, sin tener ni idea de la dinámica, astutos empresarios fundaban periódicos y revistas que basaban su supervivencia en su capacidad casi infinita de ser contenedores de publicidad (¿quien no ha leído las primeras líneas de informacion de una revista femenina en la página 64 tras 63 páginas de anuncios?). Asimismo, quienes sí se comprometían con la información y conseguían dignas cifras de difusión, no eran bien visto por los anunciantes y sus agencias de planificación… Como diría ese gran premio Nobel de la Paz del 2007 (argh!), hay verdades que son incómodas.

La era 2.0 y el ciudadano reportero cogió a los medios mirándose al espejo. Igual que la liberación femenina de los 70 y el caso patólógico de algunos hombres que aún no saben como acomodarse a señoras que son tan señores como ellos, a las cabeceras informativas clásicas les ha costado aceptar que la información ya no es de ellos sino de todos. Así, seguimos viendo medios que el martes publican en papel lo que el lunes ya leímos por internet, escuchamos por la radio, vimos por televisión y nos contó alguien por  Twitter. ¿Tanto cuesta masticar la información y conseguir una buena firma para analizar los hechos ¿Sería mucho estructurar una buena pieza que sea capaz de cruzar datos, refrescar antecedentes y apuntar tendencias? Mientras los medios sigan siendo un deja vu del mundo real, la gente de verdad los dejará de comprar.

Las fronteras de la profesión se difuminan a golpe de smartphone y hasta la carrera universitaria parece demasiado larga para unos tiempos tan rápidos que ni el coche de Regreso al futuro sería capaz de abarcar. Un lector/telespectador/oyente con twitter no reemplaza al periodista: este último tiene las herramientas, las fuentes y el conocimiento para hacer de un simple hecho, información. Por la misma regla, las fuentes se multiplican y la calle llama a gritos: es verdad que la precariedad laboral es un poderoso imán que deja al periodista clavado en su silla, pero también es verdad que las cosas pasan donde pasan y no es precisamente en la nota de prensa que recibes por e-mail donde han sucedido.

Lo de abolir los estudios de periodismo para dar paso sólo al mérito de la praxis no merece ni siquiera una línea de reflexión. Que las mallas curriculares se replanteen para que los conocimientos sean el comienzo de un buen ejercicio de la profesión y que nadie se atreva a decir que el trabajo de un periodista no tiene precio, ni siquiera en su acepción cumplido. Gratis no se trabaja. O se paga, o se verá la más pacífica de las huelgas, la de los lápices caídos.

Por último, periodistas y gabinetes de comunicación, estamos condenados a vivir en el mismo metro cuadrado ¿Podríamos tener la fiesta en paz? En esta tensa guerra fría que es la  información vs. la comunicación es de sobra conocido que trabajar en un medio no es garantía de Pulitzer ni ser dircom de una cotizada te convierte en semidios. Querido dircom, si te pido una información o te busco por una declaración, ¿podrías intentar que fuera para hoy? Mañana ya es la prehistoria de un medio. You know. Asimismo, querido periodista de ese prestigioso medio, si te llamo para confirmar que has recibido la nota que acabo de enviar o si te ofrezco un tema que seguro no te va a interesar ¿Sería mucha molestia que no ladraras al teléfono? Son millones los gabinetes que sueñan con tu firma y decir un no amable toma el mismo tiempo que articular un no despectivo, sin embargo, el efecto es diametralmente opuesto.

Como escuchamos tantas veces, así son las cosas y así se las hemos contado. Mañana es el día del periodista y el santo patrono se bajó del pedestal. No nos queda otra que rezar, o mejor todavia, trabajar.



12 cosas más útiles que hacer con 5 minutos libres by Constanza es Cuática
18 enero, 2012, 8:29 am
Filed under: aquí, en directo
  1. Nada.
  2. Tómate el café que no te dejará dormir o fúmate el cigarro que querías dejar.
  3. Tócate con deseo y placer.
  4. Toca a alguien con deseo y placer (sin acosar, claro).
  5. Búscate en Google a ver si hay alguna novedad.
  6. Levántate para hacer algo que de camino olvidarás y vuélvete a sentar.
  7. Coge una foto de Soraya Sáenz de Santamaría y una de Farrah Fawcett y piensa. Sigue pensando.
  8. Twittea lo que has pensado y si te gustó, retwittéate.
  9. Escucha un temazo de Raphael.
  10. Escribe en un post-it otra cosa que no vas a hacer y pégalo allí donde no lo vas a ver.
  11. Lee algo inútil o mira algo lindo
  12. Sé desorganizado, que por algo son 5 minutos libres. Si los planificas, los pierdes. No seas tan listo. No seas tan lista.

A raíz de esto



¿a qué juegan los juguetes? by Constanza es Cuática
17 enero, 2012, 10:16 am
Filed under: aquí, en directo

Yoda Teachings 2.0 by Marcos Minuchin

The secret life of toys es la prensa rosa de los juguetes: muestra a las celebrities infantiles en sus facetas más íntimas, tan humanos como si lo fueran. ¿Cómo se preparan las AT AT antes de salir a combate? Van al baño, claro, como cualquier mortal antes de ir camino a su puesto de trabajo. ¿Qué lee el pirata del mítico barco pirata de la Lego? ¿Alguien sabía que Superman espera la llamada de auxilio ya vestido? Obvio, lo de ponerse los calzoncillos arriba de los pantalones no debe ser una operación sencilla. Mejor asegurar la jugada.

Tendemos a creer que los angeles no tienen sexo, que los políticos gobiernan, que los juguetes viven para nosotros y que los músicos indies son necesariamente de izquierdas… Y después viene Russian Red que se confiesa pepera y nos quedamos cual grito de Munch. O le sacan una foto a Spiderman anunciando que diseña páginas web y nos da casi pena. O vemos a Camps en el banquillo como si la cosa no fuera con él y nos preguntamos quiénes eran los que le votaban.

Seguramente nosotros, que de ilusos a ausentes hay un camino muy corto y de ahí a dormidos-casi-muertos aún hay menos. ¿Porque a nadie se le había ocurrido que los juguetes también juegan? Porque ni siquiera nos habíamos parado a pensarlo. Por eso.